HARMONÍA, UNA ÓPERA COMESTIBLE

Harmonía, un pueblo abatido por aburridas exigencias alimenticias, se revela contra la tiranía del pan en busca de un nuevo modelo social, basado en el deleite y la sensualidad. Sus habitantes, personas hambrientas de nuevas sensaciones, son guiados por Concordia, la voz de la revolución, hacia los manjares de un mundo que se acaba…

Harmonía, una ópera comestible, es un proyecto artístico, fruto de dos años de experimentación creativa, que mezcla experiencias y sensaciones con las disciplinas que integran el espectáculo musical lírico. El género de la ópera, que ya fue considerado como la “obra de arte total”, fusiona la música y la interpretación con todas las artes plásticas y escenográficas. Pero Harmonía, no es una ópera al uso, sino un proyecto abierto a la experimentación sensitiva y al sustento de la imaginación.

El sentido del gusto, piedra de toque tanto de la historia como de la puesta en escena, aparece aquí con métodos que enriquecen la experiencia artística global mediante elementos comestibles y olfativos que el público consume a lo largo de la representación, en una degustación conceptual, como piezas fundamentales del engranaje escénico.

Los días 20 y 21 de julio de 2012, Harmonía, una ópera comestible se representó en Matadero Madrid en un espectáculo único y renovado, con una producción especialmente diseñada para la ocasión y con la intención de mostrar a un amplio público el trasfondo de este conglomerado de sensaciones: la historia del ascenso y decadencia del estado del Harmonía.

El proyecto contó con un equipo de más de 40 colaboradores entre actores, músicos, personal técnico y creativo, entre los que se encontraban los artistas Alfredo Rodríguez, Elena Alonso, Miluca Sanz, Mariana Laín, Marta Orozco y XFlash, el estudio de arquitectos Langarita y Navarro o el joven diseñador de moda Luis Manteiga.


Harmonía, una ópera comestible, es un proyecto del duo de artistas y gastrónomos Espada y Monleón. Roberto Salas participó en él como miembro del reparto de intérpretes, como colaborador en el departamento de "gastroescena" (diseño y elaboración de las piezas comestibles y olfativas), como responsable de comunicación y prensa desde Machines Désirantes Buró y realizando varias tareas en torno a la edición del texto teatral para las publicaciones del proyecto original y del libreto de mano.


Espada y Monleón
Harmonía, una ópera comestible
Matadero Madrid